domingo, 4 de noviembre de 2007

Placeres perdidos y recobrados

Apenas me senté frente a la compu, hace digamos medio minuto, escribí: "Escribo rápido en medio de un domingo en el que las obligaciones se...."Gracias a Dios esa mínimo fracción de tiempo que a veces se toma la conciencia para reflexionar sirvió para que borrara y empezara de nuevo, pero también para darme cuenta de que eso era lo que me estaba pasando. ¿Qué obligaciones? ¿Escribir para laburar? ¿Hacer un par de traducciones? Hace unos años trabajar de eso me hubiese parecido una utopía, hoy hago malabares entre diferentes ocupaciones pero de alguna manera hago lo que me gusta, escribir.
El tema es así: durante las últimas dos semanas dos personas reaccionaron frente a un comentario mío apelando a la edad: "Yo tengo 20 años -dijo uno de ellos- y no voy a ser un peón del macrismo." El otro, frente a ciertos comentarios antipáticos míos en relación a su inminente viaje a San Martín de los Andes dijo más o menos lo mismo sólo que en lugar de hacer referencia a Macri hizo alusión a algo en relación a vivir su propia experiencia, algo así que no recuerdo del todo (yo también me pongo a veces en automático).
Conclusión: me estaban viendo como una vieja. O yo me estaba mostrando como una vieja señora antipática. (Ojo que apenas cruzo los 30). Horrible. Y la primera frase con la que comenzaba este post estaba en la misma linea. Así que bienvenido el nuevo comienzo. Después de todo hoy a la 9 estaba sentada al sol disfrutando de una siesta de Lucio mientras traducía un hermoso poema de Anne Sexton. Eso sí que es algo que uno hace solamente por placer.

1 comentario:

Ana dijo...

Qué lindo Caro!. Solcito, placidez, poesía...
Te mando besos!!