jueves, 9 de agosto de 2007

Sabía que me iba a gustar

Mucho más lindo que ir y comprarse un libro es que te lo traigan de regalo desde países lejanos, que el libro haya atravesado primero el océano, después la larga cola de la aduana en Ezeiza, la ansiedad de la espera, los abrazos en el aeropuerto (siempre tan cinematográficos) y el momento en el que el amigo con amoroso cuidado saca de su valija i picolli pensieri. Estos libros llegan desde Trapani con todo el sol y la sal del agua del Mediterráneo. Son:

Ed é subito sera, la poesía de Quasimodo
1071-1983 Opere, di Leonardo Sciascia
Il meglio dei racconti di Pirandello

Leo rápidamente unos versos de Quasimodo a quien no conocía del todo; estoy contenta, sabía que me iba a gustar. Gracias Peppe!

5 comentarios:

sigamos enamoradas dijo...

Ayer lo hablamos.
Qué lindo regalo y verte el doble de lindo regalo.
Muác.
R.

Kari dijo...

Hola Caro: anoche me olvidé de preguntarte sobre el libro de Pirandello. Me interesa porque estoy ensayando una obra de él que se llama "La vida que te dí".

Caro dijo...

Chicas qué bien la pasamos ayer. Cómo me reí!! Kari esto mirando el libro de P pero es sólo de relatos. La que hizo una obra de P muy muy linda este año fue Juana Hidalgo -que es amiga- se llamaba, Cómo querais o algo así.
Besos

Belu dijo...

Qué bueno Quasimodo!

Carelli dijo...

Buenísimo el libro de Quasimodo