viernes, 31 de agosto de 2007

Home Sweet Home

Sin banda ancha, con un teléfono al que casi nadie llama, con las manos cual si hubiera trabajado a la intemperie y esa sensación de los nueve o diez años cuando me quedaba a dormir en lo de una de las chicas más cancheras del grado y estaba feliz de estar ahí -ocupando ése espacio deseado por tantas otras- pero a la vez extrañaba el universo previsible de mi casa, mi tele, mi cama, mi plato de fideos con manteca y queso...
estoy ocupándome de mi nuevo hogar.

3 comentarios:

Ana dijo...

Carito: que sea un proceso gozoso, que ese deslumbrante extrañamiento vaya cediendo a la familiaridad y la calidez como la de la casita del dibujo, que sean felices y coman perdices
Abrazos múltiples!!!!!

Maria Eugenia dijo...

Bueno, abrir canastos, ver que hay dentro y buscar lugares nuevos para las cosas ssuena bastante interesante, no?
Esta empezando la parte divertida!
beso grande
(me encanta tu blog)

Carolina E dijo...

Anita: gracias por los buenos deseos. María Eugenia: sí! salvo los nervios que quedan un tanto crispados, empieza lo bueno. Sobre todo tener bañera para darme baños de inmersión, cosa que en la otra casa no tenía. Besos.