viernes, 19 de octubre de 2007

¡Quiero ser María Moreno!

...entonces incursiono en el periodismo. Este es el comienzo de un artículo mío que salió en el último número de Caras y Caretas, vayan corriendo al kiosco: se agota

Si Gutemberg viviera

Eran esos libros pesados como ladrillos que nos obligaban a caminar encorvados en el camino a la escuela. Tenían entre seiscientas y setecientas páginas y parecían abarcarlo todo: matemática, historia, geografía, el hombre. El conocimiento era entonces, y hasta no hace tanto, un bloque bajo cuyo peso caíamos exhaustos al llegar a casa. Hoy que el saber ha dejado de alojarse en la taxativa definición de un libro, que las fuentes de información se han multiplicado casi hasta el infinito ¿qué ha quedado de los manuales?Si bien todavía se siguen editando libros de texto que abarquen, como antaño las cuatro áreas (Ciencias Naturales, Sociales, Lengua y Matemática) el 80% del mercado escolar se lo llevan los llamados “libros de área,” publicaciones de mucho menor volumen y mayor rotación que más que regirse por aquel proyecto educativo del Estado-Nación que propiciaba escuelas grandes como iglesias parecen responder a las feroces leyes del mercado...

1 comentario:

la karen dijo...

y María Moreno? Yo quiero salir con María Moreno a tomar unos whiskolas, tengo tanto pa´contarle!!